Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Alianza fallida

  • PDF
Sede PRSC

El movimiento producido por el Partido Reformista hacia el Partido Revolucionario, es la reedición de la denominada Alianza Rosada del 2006, donde participaron aliados el PRSC y el PRD cuando los actores  que dirigían este último eran los mismo  que hoy dirigen el PRM, lo resultados son de todos conocidos. Es solo  que en los 2006 ambos grupos estaban menos fraccionados y en consecuencia tenían mejor valoración que ahora  en la estima popular.

Con este acuerdo el PRM  gana la posición tres (3) cosa que le costara el precio de fraccionarse aún más de lo que ahora están, pues deberán ceder  candidaturas de cuadros internos  que se resentirán, una parte desertando y la otra echándose a un lado.

El PRSC gana una gran cantidad de candidaturas a cambio de entregar la posición número tres de la boleta electoral, pero pagando el precio de dividirse pues una gran parte de sus cuadros políticos   que ocupan posiciones gubernamentales y que gozan de la consideración y amistad del liderazgo  peledeista,  no les acompañaran en este paso de último momento, con la desgracia de que podrían estar siendo seducidos por el efecto por el  espejismo.

El efecto espejismo se explica a partir de la siguiente fabulaba:  Un perrito se perdió en el bosque y luego de varios días sin probar bocado, se encontró un hueso de mulo de gallina, tanta fue su emoción por aquel suculento hallazgo  que decidió buscar un lugar cómodo para degustarlo, es así como llega hasta la orilla de un lago de aguas tranquilas donde decidió beber antes de comerse el huesito,  pero al acercarse vio un hueso gigante en el fondo del lago sin advertir  que no era más que el reflejo de su propio hueso agigantado por la concentración del agua cristalina, soltó el huesito de su boca lanzándose a las aguas del lago tras el hueso grande que veía, con tan mala suerte  que se lo comió un cocodrilo.

Los PRM pueden colocar a reformistas en las 32 candidaturas a senadurías, pues con eso, ellos garantizaran que los reformistas inviertan los recursos que les asigna la ley, mientras ellos focalizan sus votos hacia sus candidatos a diputados preferenciales, sabiendo  que las senadurías tienen muy pocas posibilidades y corriendo el riesgo, incluso de que no se gane ninguna.

Los reformistas pueden terminen perdiendo diputaciones y alcaldías  que con el PLD tenían aseguradas, es decir,   que están a punto de que les pase como al perrito de la fabula, pues se quedarían sin nada y pasarían a un número más  alto en la próxima boleta electoral.

Por otro lado el PRM pierde lo inmaculado  y ya no puede presentarse como una opción progresista,  y no puede serlo cargando con el grupo político más conservador y atrasado de la sociedad dominicana y tampoco podrán  reivindicar que son modernos, dado a que presentaran como candidatos   a  las  figuras con las carreras políticas  dilatadas dentro de sus propias filas y  otras de triste recordación,   a las que ellos acusaron durante décadas de ser responsables de las trampas y mañoserías  de las  que fue  victima Peña Gómez por parte  del reformismo  de la sombra, incluido un cercano familiar  del  candidato vicepresidencial  de la alianza,  a quien los ahora modernos  acusaron de haber quebrado la Lotería Nacional.

Estamos frente a una alianza  que fracciona al PRM y al PRSC,  al tiempo aleja las posibilidades de que otras fuerzas de oposición se les adicionen, dado que el discurso fundamental  de los demás opositores es el de la lucha contra la corrupción, y ese  tufo a quien ellos  más se lo atribuyen  es las huestes coloradas.

En pocas palabras esa es una alianza fallida, pues no logra el propósito de cualquier pacto de alianza, que es sumar para acercarse al poder. 

Como están las cosas el presidente Danilo Medina debe estar muerto de la risa, pues al  tiempo de  disponer de las plazas que cedería a los reformistas para resolver entuertos internos y fortalecer más a sus aliados de cara a la contienda de mayo 2015,  se quedará de paso con un alto porcentaje de los votos colorados.

El autor es catedrático universitario y dirigente del PTD

Última actualización el Sábado, 12 de Diciembre de 2015 19:30