Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Un pacto por la UASD

  • PDF
Imagen de archivo

La Universidad  Autónoma de Santo Domingo, UASD,  tiene como misión “formar los recursos humanos que se requieren para el desarrollo pleno de la República Dominicana”,  por lo que es necesario garantizar que  pueda realizar su labor, en las mejores condiciones,  dentro de un ambiente de armonía  institucional,  lo que  nos obliga a asumir, un pacto por su estabilidad  y desarrollo, a ser ejecutado en un plazo de  cinco a diez años, comprometiendo las voluntades de  la Universidad, el gobierno y  la sociedad,  para ejecutar  acciones que permitan encausar su desempeño  ceñida a los estándares de calidad que exige la educación universitaria  en los tiempos actuales.

Sin negar  otras situaciones y cosas, la UASD, requiere:

a) Reducir de la densidad estudiantil, hasta colocarla en una proporción de  a 28 alumnos por profesor.  (Ahora es de 66).

 b) Desmontar  la carga docente de los  profesores, hasta llevarla  a un máximo de 20 horas semanales por profesor, sin detrimento de su salario. (Ahora la jornada profesoral es de 40 horas semanales)

c) Mejorar sus laboratorios, construyendo los de informática y climatizando las aulas.

d) Garantizar  oferta del 100% de las  asignaturas  que demandan los alumnos en cada semestre, para que puedan completar sus estudios conforme establecen los  pensum. (Ahora la oferta ronda poco menos del 40%)

e) Adecuar los programas y la oferta curricular acorde con la demanda del mercado.

f)   Establecer la contratación profesoral  por tanda,  a disposición de   las cátedras y no por asignaturas específicas, esto garantizará aumentar la  disponibilidad de profesores para hacer frente a la demanda de sesiones para los alumnos.

g) Adecuación del sueldo de manera gradual,  hasta que alcance  el equivalente de US$2,500 (Tres mil dólares) mensuales  a los docentes dedicados a tiempo completo.

h) Orientar  el gasto hacia la calidad e incrementar los ingresos propios de manera gradual  hasta llevarlos  a una  equivalencia de un  30% con relación a  la asignación presupuestaria  que entregue el Gobierno Central.

i) Implementar la cuenta única como ordena la Ley, a los fines de reducir gastos por cargos en el manejo de cuentas, emisiones de formularios de cheques y garantizar mayor transparencia en el manejo de los recursos.

j)  Resolver   definitivamente la Seguridad Social de los servidores,   discutiendo con el gobierno el mecanismo para liberar a la institución de la carga que significa la nómina  de jubilados y pensionados   acogiéndonos a la Ley de Seguridad Social y  preservando los derechos adquiridos de los servidores  que ingresaron, previo a la aprobación de la misma.

k) Aplicar la baja estudiantil y la evaluación profesoral conforme el Reglamento.

m) Modernizar, automatizar y remozar el Registro Universitario, de manera que los servicios que brinda, puedan hacerse con más eficiencia y eficacia.

l) Devolver al Consejo Universitario la facultad para contratar personal administrativo, sujeto a un manual de puestos que establezca los cargos, los salarios y  a que se disponga de los recursos para solventarlos.

Negar o justificar las debilidades, bajo cualquier “argumento” o pretexto, nos ayudara muy poco a mejorar una institución que por su historia y aportes a nuestra sociedad debe constituir un modelo de calidad.

Que nadie tema al cambio, porque quien teme o impide el cambio hacia el desarrollo y la modernización, de alguna manera contribuye a imponer la inercia que facilita el óxido o la reversa institucional.

El autor es catedrático universitario y dirigente del PTD.

Última actualización el Martes, 21 de Junio de 2016 19:46