Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

China un universo de oportunidades

  • PDF
china

Con una historia milenaria, una cultura rica en talentos de toda índole y un modelo de construcción socialista en curso, la República Popular China constituye todo un universo de posibilidades para su propio desarrollo y el de las demás naciones del mundo.

Contrario a lo que muchos predican en esta parte del mundo, no existe en aquel país ninguna otra dictadura que no sea la del imperio de la Ley y la de la garantía de un pueblo, un gobierno y un  partido que liderando una coalición de siete formaciones políticas más,  trabajan sin descanso para encausar a esa gran nación por el sendero del bienestar, en armonía  interna y  en paz con el resto del mundo.

Con una población que supera los 1,355 millones de habitantes,  la República Popular China, lidera el crecimiento económico de la economía mundial  por más de una década de manera consecutiva, gracias a la estructuración una correcta política que promueve la Reforma y la Apertura económica como elemento promotor  del más amplio intercambio comercial internaciones, al tiempo que impulsa un poderoso mercado interno con capacidad de consumo, lo que  asegura su crecimiento económico y una cada vez mayor distribución de sus riquezas.

Bajo la correcta dirección del Partido Comunista de China, ese país avanza a lo que ha denominado la construcción de un socialismo de mercado, que consiste en comercializar hacia afuera con las reglas  que impone la realidad del mercado, al tiempo que a lo interno promueve el crecimiento basándose  en un modelo mixto que impulsa el desarrollo de las iniciativas privadas en sociedad con el Estado y garantizando el disfrute pleno  del bienestar individual,  siempre que sea bien ganado, bajo la regulación de políticas públicas bien definidas.

Con una planificación integral de corto, mediano y largo plazo China ha logrado, en poco tiempo, avanzar en el camino de  la Reforma y la Apertura de su mercado, al tiempo que fortalece sus instituciones nacionales y afianza su posición de segunda economía mundial, renunciando con claridad a cualquier pretensión de convertirse en país hegemónico.

Su política diplomática consiste en fortalecer la relación comercial, de intercambio cultural y de cooperación, sobre el principio de la no intromisión en los asuntos internos de otros países y en completo respeto a la autonomía de estos para tomar sus propias decisiones.

La proyección de esta gran nación, indica que continuará creciendo en su economía a un ritmo más lento en términos  relativos, pero en volúmenes nada despreciable en valores absolutos, al tiempo que  traduce ese crecimiento en una mejor equidad  social y en una reducción del número de pobres en su territorio.

Por el tamaño de su economía, la fortaleza de su mercado productivo, China representa para los países de América Latina un universo de oportunidades para colocar sus productos agropecuarios, agroindustriales, así como la colocación de sus materias primas, con la absoluta garantía de que podrán hacerlo con una nación disciplinada que no cambiará las reglas del juego en el camino y sabiendo que no habrá ninguna condicionante para que nuestras naciones asuman dictados en su modelo de gestión política, ni para que se obliguen a votar en contra de sus propios  intereses regionales en ningún organismo de integración intepaíses.

El autor es catedrático universitario y dirigente del PTD

Última actualización el Viernes, 04 de Noviembre de 2016 10:16