Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

La Higiene en la Universidad

  • PDF
UASD

La Sede Central de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), recibió una total transformación durante los gobiernos de Leonel Fernández, (2004-2012)  con el remozamiento del Aula Magna, el Antiguo Edificio de gobierno universitario, el edificio de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas entre otras y con la construcción  de obras  como la moderna Torre  Administrativa, el Edificio de alta Tecnología, la Biblioteca Pedro Mir, La Torre de Parqueos, el nuevo Comedor Universitario, entre otras.

La intervención del  Poder Ejecutivo por vía del Ministerio de Obras Públicas, del Despacho de la Primera Dama y de la OISOE provocó un cambio en la Sede Central de la UASD, que prácticamente se encuentra abandonado por la falta de mantenimiento de la mayoría de dichas instalaciones que lucen deterioradas y cuyo funcionamiento se torna deficiente por filtraciones, puertas, llavines y baños en franco deterioro.

Se alega  falta de recursos económicos para justificar esta situación tan calamitosa cuando la realidad es que no es del todo así. ¿Qué puede costar un llavín? ¿Cuál es el precio de una flota para inodoro? ¿Qué tan caro puede ser un cuarto de aceite  tres en uno? ¿Cuánto puede costar limpiar techos y desagües cada tres o cuatro meses? ¿Qué puede costar un retoque de pintura o sustituir un mosaico levantado?  Nada de lo narrado tiene precios altos, si se atiende en el instante que se daña, diferente ocurre a si se dejan juntar, para pretender una reparación general.

Si las ventanas se lavaran periódicamente, por dentro y por fuera, es seguro que tendrían más durabilidad y no habría que pensar en sustituirlas. Si estas fueran retocadas con pintura cada cinco o seis meses de seguro el moho no las haría ver tan mugrientas como se observan, sobre todo las del edificio de Educación Física y el Polideportivo. 

Si las escaleras de los edificios y principalmente las de acceso a la Torre Administrativas se lavaran periódicamente con escobillones y cepillos de acero, de seguro no tuvieran el moho y la mugre que las cubre.

Más que alegar  falta de recursos para el mantenimiento y sostenibilidad de las edificaciones de la Sede Central de nuestra Universidad, lo que hace falta es visión y voluntad para hacer el mejor uso del personal administrativo disponible, que ante las deficiencias del liderazgo gerencial que debe conducirlo,  actúa con desgano. Si  sencillamente la alta instancia administrativa universitaria  estuviera focalizada en cumplir sus tareas propias, la institución se visualizara limpia y reluciente, como debiera.

Nos permitimos recomendar a las altas instancias de la UASD, recorrer el campus a pie y despacito,  para que puedan apreciar las presentes observaciones y se motiven a tomar cartas en el asunto, pues la pobreza económica nunca será argumento valedero para justificar la suciedad y el abandono.

Una  buena iniciativa seria relanzar el Programa SOL (Silencio, Orden y Limpieza) que tan buenos frutos alcanzó en el pasado reciente, en beneficio no solo de la higiene de las instalaciones universitarias, sino en la siembra de conciencia por un medio ambiente menos contaminado y  más sano para todos y todas.

El autor es catedrático universitario y dirigente del PTD.

Última actualización el Martes, 07 de Noviembre de 2017 11:54