Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

La UASD, Idecoop y la cooperativa

  • PDF
logo-cooeprouasd

Recientemente, la comunidad nacional y la universitaria pudieron ver en los medios de comunicación el debate apropósito de que la rectoría de la universidad anuncio que procedería a pagar a sus profesores el 50% del curso  “tomando un préstamo a la COOEPROUASD, el cual devolvería con los intereses tan pronto el gobierno entregue los fondos dispuestos por el presidente Leonel Fernández para tales fines”.

El presidente administrador del Instituto de Desarrollo y Crédito Cooperativo, Idecoop, reacciono indicando que “dicho préstamo es ilegal” anunciado que “pediría a los directivos de la cooperativa, el expediente relacionado con dicho préstamo para analizar su factibilidad”.

Lo cierto es que no se trata de la concesión de un préstamo formal concedido por nuestra cooperativa a la UASD.  De lo que trata es de la reiteración de una practica reiterada por las distintas  rectorías, con pocas excepciones, durante los casi treinta y cinco años que lleva de existencia la COOEPROUASD, a la manera extraña en que dicha academia maneja sus finanzas.

Salvo las rectorías de Julio Ravelo Astacio, Edylberto Cabral  Ramírez y Porfirio García Fernández, todas sin excepción han recurrido a esta mala práctica, que no solo viola la Ley 127 sobre asociaciones cooperativas, sino también la Ley de salarios de la Republica Dominicana.

La diferencia en el caso que nos ocupa, es que el rector Mateo Aquino Febrillet lo ha manifestado de manera pública y se ha comprometido a devolver los fondos con sus intereses, como obliga el Decreto  No.1498 del 17 de septiembre del año 1971, que reglamenta los descuentos vía nominas a favor de las cooperativas y que establece que los mismos deberán ser entregados a mas tardar 48 horas de haberse ejecutado la deducción so pena de las sanciones establecidas en el articulo 678, inciso 70 de código de trabajo.

El pronunciamiento de Pedro Corporán en nombre del Idecoop, es la expresión de la preocupación que tiene por una práctica, que en ocasiones, ha llevado la cooperativa de la UASD a situaciones de iliquidez impidiendo su buen funcionamiento, lo cual no es el caso actual.

Esta conducta de las distintas autoridades universitarias nunca ha sido aceptada por la cooperativa, pero la misma solo desaparecerá cuando la universidad aplique el principio que establece que “nadie puede disponer de lo que no tiene” y ajuste los gastos a sus posibilidades.