Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

A Franklin J. Franco

  • PDF
francofranklinj

Le vi por primera vez mientras presidia en una asamblea de la Unión Patriótica Anti-imperialista, UPA, que se realizó en el Centro de Detallistas a principio del año 1977 en la postrimería del represivo gobierno de los doce años que encabezo Joaquín Balaguer. Aquel día nos hablo de la importancia de la unidad para alcanzar las grandes y necesarias metas sociales requeridas por las grandes mayorías nacionales, indicando que había de actuarse con mucha cautela para no dar pretexto a ninguno de los sectores con posibilidades de ser unidos en un gran frente nacional que derrotara a la vieja oligarquía que en contubernio con sectores del gran capital extranjero explotaban a nuestra nación.

Unos meses más tarde, le conocí personalmente cuando acompañando a uno de mis más grandes amigos (ido a destiempo) Dante Aquino, acudimos a su oficina política. Allí le salude y converse con él unos minutos que bastaron para sellar una amistad que se mantuvo con el paso de los años

Hombre con alta sensibilidad social y preocupad por inculcar los valores de la nacionalidad, el patriotismo y el compromiso social en los más jóvenes, no vacilo en tratar de motivarme para que no abandonara el camino de la militancia política y de la lucha revolucionaria. “Esta, refiriéndose a la política, es una actividad que requiere combinar el trabajo practico con el conocimiento teórico. El conocimiento teórico se puede adquirir por medio de la lectura, la observación y con la práctica y sin la práctica no es posible construir nada”.

Muchas veces nos encontrábamos casualmente el Supermercado Nacional de la Avenida Maximo Gómez y allí conversábamos sobre la actualidad política y aprovechaba para hacerme una que otra pregunta sobre la vida en la UASD. Eso sí, nunca dejo de mandarle saludos al Filo y a Eduardo María, en referencia a Don Esteban Díaz Jaquez y José González Espinosa.

Tenía pendiente visitarle a fin organizar un intercambio con él sobre los cambios operados en la sociedad dominicana en los últimos veinte años apropósito del VIII Congreso que realiza el Partido de los Trabajadores Dominicanos y para invitarle de manera personal a la puesta en circulación del libro de mi autoría: “El arte de hacer posible lo que parece imposible: Manos a la Obra”, cosa que no podrán ser ya que ayer su noble corazón dejo de latir producto una complicación post operatoria que le produjo un infarto deteniéndose para siempre.

Don Franklin J. Franco, vivirá por siempre en los corazones de los miles de personas con las cuales se relaciono, sobre todo entre quienes fuimos sus compañeros de lucha y alumnos aventajados en el conocimiento de su pensamiento y manera de reflexionar sobre los acontecimientos históricos y del diario vivir. Su legado está recogido en sus obras.

Mañana serán expuestos sus restos a partir de la nueve de la mañana en Funeraria Blandino de la Avenida Abraham Lincoln, a las cuatro de la tarde la Universidad Autónoma de Santo Domingo le rendirá merecidos honores y más tarde será cremado.

La sociedad ha perdido al catedrático, político, sociólogo e historiador progresista, su familia al esposo, al padre y al hermano. Una parte de nosotros ha perdido al oráculo, al amigo y al compañero de lucha por mejorar las condiciones de vida de todo un pueblo.

¡Paz a sus restos y resignación a sus familiares!

El autor de catedrático universitario y dirigente del PTD