Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Ahora yace dormida la más tierna flor

  • PDF
Altagracia Sánhez

El pasado martes la sociedad dominicana perdió a una de sus mujeres más dignas e ilustre. La muerte como designio inevitable llego a Moca, arrancándonos a nuestra compañera del alma y maestra de la solidaridad Altagracia Sánchez, Doña Tata. Ella más allá de su figura de viejita amorosa fue durante toda su vida una ferviente luchadora por los derechos democráticos de los y las dominicanas.

Una mujer forjada al fragor de la lucha anti trujillista y antiimperialista, participó desde las filas de la Línea roja del 14 de Junio en las luchas sociales y políticas que libro el país contra sucesivos gobiernos entreguistas y su bandera fue la lealtad firme y decidida a su militancia en el Partido de los Trabajadores Dominicanos, PTD, donde gano meritos por capacidad y entrega y al momento de su partida se desempeñaba como miembro de honor de nuestra dirección nacional.

La recuerdo viril y activa postulando las posiciones del Comité de Moca en las asambleas de la Unión Patriótica Antiimperialista y también serena sobre sus piernas hinchadas producto de una elefantiasis con la que convivio los últimos años de su existencia; pero eso sí, siempre determinada a dar lo mejor que tenía en favor de las mejores causas.

Altagracia Sánchez, Doña Tata, es el modelo de mujer que requiere la Republica Dominicana para elevarse hacia el desarrollo, firme. Dedicada y decida, siempre presta a brindar sus consejos y nunca vacilante frente a las circunstancias de la vida, siempre sostuvo que la duda es igual a l muerte y consecuente con eso, nunca le conocí neutralidad en ningún proceso de nuestra vida partidaria. Puntual y con una honestidad a toda prueba, su ejemplo de vida habrá de servirnos de mucho para continuar la obra de la libertad y el progreso de nuestra nación.

La última vez que la vi, estaba postrada en su cama, pero al saber que tenia la distinguida visita de su líder y conductor José González Espinosa, se colocó erguida y atención, estaba lucida y se mostro a la orden de la causa. Pude observar que tenía a su lado varios textos relacionados con nuestras políticas, de ayer y de ahora, como una prueba de que aun en el lecho de los padecimientos alimentaba su cerebro y su alma con las ideas que conducen nuestro partido.

El PTD regó con lágrimas la tierra del cementerio municipal de moca donde fueron depositados los restos de nuestra querida y respetada compañera de miles de batallas y nuestras las lagrimas servirán para alimentar la tierra que acogió a tan tierna y distinguida flor.

Nuestros corazones siempre recordaran sus enseñanzas y nuestro partido honrara su memoria dando continuidad a lucha por hacer de la Republica Dominicana una nación con un pueblo de gente feliz y libre.

Última actualización el Lunes, 30 de Septiembre de 2013 11:09